Seleccionar página

Año: 2019
Dimensiones: 50 x 80 centímetros
Género: Pintura
Técnica: acrílico, stencil
Soporte: sobre tela. 
Exposición: Cordillera de los andes
Presentada en: Centro Cultural Casa Autónoma, Chile

Reflexión:  
Es una pintura collage compuesta por una serie de patrones en estarcido que nos trasladan visualmente a la simbólica lucha que se desarrolla en el videojuego de arcade Space Invaders del año 1978, donde invasores del espacio exterior intentan apoderarse de una base terrestre, la que a punta de disparos, intenta repeler este ataque-invasión.

Los personajes principales, los pulpos espaciales y la base-tanque terrestre, se encuentran dispuestos de manera similar a la que son presentados en el videojuego, pero con diferencias significativas que exponen una mirada crítica a la realidad de este enfrentamiento.

En un primer plano, aparecen representadas (con la misma técnica de estarcido) dos líneas horizontales de una alambrada con púas, las que rememoran el cercamiento que se realiza en los territorios rurales del sur de Chile. Esta cerca genera una distancia crítica entre el espectador y el enfrentamiento que ocurre tras ella, alejándolo de los hechos, tal como lo hacen las cercas construidas por los invasores (españoles una vez, chilenos después) que se han apoderado del territorio nativo. Es a partir de la presencia de esta cerca que surge la pregunta sobre quién es el verdadero invasor de esta cordillera que atraviesa de lado a lado la composición. Cordillera que funciona no sólo como límite natural del territorio, sino que también como espacio de lucha frente a la invasión violenta que las estrellas de cinco puntos, símbolo de la nación chilena, las que bañadas de un sanguinolento rojo buscan teñir y destruir todo lo que tocan, incluido el sol que emerge sobre sus blancas cimas.

El poder de la composición radica precisamente en la fuerza que la cordillera (dewiñ newen) es capaz de otorgarle a los invadidos y desplazados habitantes (che) del territorio (mapu) ancestral que buscan recuperar. 

Eduardo Ferry, Licenciado en Estética